Óscar y Patricia: boda colorista inspirada en México y el baloncesto

boda original

Óscar y Patricia (03/09/2016). Una boda “colorista” inspirada en México y el baloncesto

 

La boda de Patricia y Óscar, celebrada 03/09/2016, ha sido una de las celebraciones más especiales y originales que hemos tenido la oportunidad de organizar y decorar. Cuando Patri vino a vernos en el mes de febrero, traía un conglomerado de ideas que le encantaban, pero que no sabía bien cómo conjugar. Nosotros le ayudamos a darle forma, pero lo cierto es que fue muy fácil. “A mí me encanta lo vintage, Lidia, pero nada de colores pastel. A mí dame un azul Klein, un rojo vivo, amarillo, rosa fucsia. Óscar siempre me dice lo guapa que estoy cuando visto de colores. Y luego, por otro lado, está su pasión por el baloncesto, a la que me gustaría hacer referencia, pues él está haciendo un esfuerzo muy grande por mi ilusión.” Y ya se sabe que no hay mayor catalizador para cualquier proyecto que la ilusión; nos ganó la palabra mágica. Y nada más ver el boceto de su vestido, una obra de arte de una gran amiga común, con una preciosa espalda que dibujaba un arcoiris de flores bordadas, la conexión con el mundo de Frida Kahlo fue instantánea, y enseguida lo tuve todo claro: la suya sería una boda colorista, un paseo romántico, policromático y lleno de vida entre gerberas, girasoles, canastas y balones; la pasión compartida por las Coronitas y el aire alegre de México Lindo, que también aportaría el toque retro, vintage, a través de los ocres, tierras y rojizos de su estilo colonial.

Un mosaico multifacético al que logramos dar la coherencia que todo escenario necesita para contar una historia, ¿no os parece?

Dar las gracias a Nuria de Sweet Design por su diseño para el photocall; por haber sabido dibujar la fusión de ideas que hervía en mi cabeza. Y, muy especialmente, a Beatriz y a todo el equipo de artesanos Boda-rte por la entrega y el cariño que han puesto en cada detalle de este proyecto; desde la confección de las letras gigantes coloristas, a una maravillosa y maravillante señalética, pasando por un trabajadísimo atrezo inspirado en México y en el mundo del baloncesto a partes iguales. El resultado ha superado todas las expectativas. ¿Quién dijo que todas las bodas eran iguales?