Bodas urbanas

organizacion bodas urbanas

Las celebraciones urbanas se caracterizan por un halo de sofisticación muy ligado al espíritu cosmopolita y moderno de las ciudades y sus amantes, en el que tienen mucho que ver la arquitectura de los edificios, a través del predominio de líneas sencillas, formas geométricas (rectas, en su mayoría), el carácter funcional y práctico del mobiliario, con la máxima de aprovechar el espacio y las vistas tanto como sea posible, y el lema escenográfico de “menos es más”: se huye del “barroquismo” y la composición se centra en pocos elementos, pero cuidadosamente elegidos y muy potentes visualmente.

En su vertiente minimalista, observamos decoraciones sobrias y elegantes mediante objetos monocromáticos, de colores sólidos, contrastados entre sí y armonizados por el omnipresente blanco, y el toque vanguardista que aportan materiales como el vidrio y el cristal, el metacrilato, el plástico, los vinilos, las maderas lacadas, metales cromados…

En su vertiente industrial, el escenario se impregna de un toque vintage muy especial, resultado de resucitar el mundo fabril de finales del S. XIX y principios del 20: paredes de ladrillo y hormigón, tuberías vistas, bobinas de cable, mesas de madera maciza y patas metálicas, bombillas de filamento, sillas de madera y metal —de distintos tipos— combinadas, recipientes geométricos, predominio de maderas y metales… Es una tendencia que se presta mucho al eclecticismo, y combina a la perfección con la profusión vegetal en espacios de interior de las nuevas corrientes jungle.